domingo, 19 de julio de 2009

Sé Ése...

Ojos de Catarina Negra

Es por su voracidad de engullir
las palabras que nombran mi pasado;
restos húmedos del vaho infantil
tiritando aún, en el último de mis actos.

La Casa de tu Voz

Veo que tu sonrisa es una gargantilla
de mansas tranquilidades arcanas;
el candelero de mi medio día
y el atajo que me pinta en tu ventana.

Alas por Brazos

Tus abrazos como naves siderales
los extiendes siguiendo el hilo de la mesura;
me reciben mil bahías carnales
anticipando la raíz y desfiladero de mi locura.

En tu talle duermen mis manos cansadas,
reposan lo que el corazón y la mente no pueden.
Arrullan en un escondite de tu espalda
ternuras matinales que de noche te encienden.

2 comentarios:

Agus dijo...

Aplausos

Victor Castillo dijo...

Agus:

He tratado de seguir los comentarios y consejos que me diste en nuestra charla del sábado, en lo referente a la escritura y el acto de escribir.

Cuesta trabajo, pero el resultado es satisfactorio, más aún cuando a alguien más le ha gustado.

Saludos.