domingo, 3 de junio de 2007

Borges: Entre el Canto del Cisne y el Suicidio del Fénix

.
.
Abstract: To talk about Jorge Luis Borges it's fall down into an abyss. I don't have words, intentions or any hope. I just want to say Borges figure is the Demiurgo of our imagination, because we are subjects of our own destiny. It does not matter our precision, pronostication or doubt; world was and will be the last adventure on the circular labyrinth of the borgian mirrow.

Presentación
.
El presente artículo lejos de ser una revisión biográfica, bibliográfica o siquiera un ensayo sobre la vida o trabajo de Borges, representa una serie de impresiones personales sobre ciertos aspectos de su quehacer: el espejo, el círculo o el laberinto; además de recomendar un cuento cabal. Ahora, agradezco al Artista Arturo Meza por su autorización para divulgar su obra musical: Borges (Homenaje en el centenario de su nacimiento). 5 Estrellas.

Como el Demiurgo de mi imaginación, sus formas y fondos, así, Jorge Luis Borges se me presentó una tarde ya lejana del año 1992. Lo primero que leí de él fue el texto intitulado Los Teólogos, que se incluye en el libro El Aleph. Para entender el cuento, no sé cuántas veces consulté la enciclopedia, pero fueron muchas.

Las primeras cuestiones que vinieron a mi mente después de leer otros cuentos: ¿Qué es lo que lleva a un hombre a ser traidor o héroe, que plagie o que invente, que difunda el poder o guarde el secreto, que prefiera el atajo al sendero, el arpa de Orfeo a la espada de Aquiles, a decidir entre el azar o la muerte.

Impresiones

Una de las magias de leer a Borges es que no valora las decisiones de sus personajes, sólo las describe; no se da pauta a una valoración ética o moral. Deduzco que esa labor se la dejó a sus lectores. Al respecto, aventuro la hipótesis de que esa característica le da a sus escritos (excluyendo sus poemas) un matiz impersonal.

Al leer sus cuentos, da la impresión de que se trata de acontecimientos que pertenecen o pertenecieron a una humanidad que no es la nuestra, en donde el sentido común o el conjunto de lógicas bajo las cuales los hombres actúan, se disuelven; en otras palabras, nuestro presente no podría deducirse del pasado borgiano. Tengo la sensación de que Jorge Luis supo encontrar los puntos de inflexión humana, aquéllos que determinan el porvenir y los altera, los moldea, los fulmina o los reinventa al acuñar sus párrafos, y nos ofrece una leve desviación de la historia que mientras más lejana es, más se diferencia de la nuestra, de la previsión, y todo esto sin un indicio, insisto, de juicios de valor; o precisamente por esta ausencia, es que lo logró.

Sólo quiero destacar que en la práctica literaria de este autor, detecto equilibrio entre inteligencia, imaginación, sabiduría y conocimiento.

El Espejo, el Círculo y el Laberinto

Estos tres elementos, recurrentemente, estuvieron presentes en la obra de Borges.

El espejo borgiano es el ojo más objetivo, sólo describe y a pesar de ello este espejo es cóncavo y convexo, oscuro y claro. Es un ojo que no retiene nada, no alberga recuerdos, no hace comparaciones; no tiene conciencia para dar consejos; en cambio, expone. Mirar este espejo no es mirar a los ojos, es observar el pasado y futuro; no es divisar la cara, sus detalles y gesticulaciones, es contemplar el entorno, esa mancha en la pared que no se quita con las manos de pintura, ese cuadro de la abuela que en la penumbra aún sonríe, esas canas que seguramente aparecerán.

Calcular el número de decisiones que es capaz de asumir una mujer o un hombre parece infinito, pero al cabo de un tiempo, esa cantidad infinita se torna más bien indefinida pero finita, previsible y después circular, ya que continuamente estamos eludiendo nuestro punto de inflexión y nos dejamos llevar por la tendencia prevaleciente. En irresponsable actitud, convertimos al destino en nuestro persecutor, prefigurando así, una racha de infortunios que terminarían si paráramos, diéramos media vuelta y encaráramos esa lotería final.

Borges retrata el espanto y horror que ocasiona el laberinto en los hombres. Nosotros, acostumbrados al clásico laberinto de bifurcaciones interminables y engañosas del sendero auténtico, nos sorprendemos del laberinto borgiano, que es la antítesis del antes expuesto: lo desierto, la falta de referencias. ¿Contra qué vamos a cotejar la hipótesis que se nos ocurra, qué justificará la primera decisión para intentar salir de ese lugar atroz? El proceso del aprendizaje empírico parece vedado en tales circunstancias.

Recomendación Ineludible: Tlön, Uqbar, Orbis Tertius

Este cuento, que viene incluido en el libro Ficciones (que se puede descargar en el link de arriba), a mi juicio es el que comporta a plenitud la obra de Borges. No sólo porque en él aparecen los símbolos y temas que lo apasionaron: el tiempo, la eternidad, el laberinto, el espejo, el círculo, la espiral, el azar, el destino, entre otros, sino porque también figuran, como personajes, dos personas de suma importancia en su vida: Alfonso Reyes y Adolfo Bioy Casares.

La trama es sencilla: la invención de un mundo por unos cuantos hombres sectarios; lo maravilloso y complejo son los resultados de esa labor infatigable. Detrás del argumento: la divinidad que quiere convencer a los hombres, por medio de la creación, de su existencia; en contraparte, los hombres que quieren convencer a esa divinidad desconocida que son capaces de perfeccionar su obra inhumana.

Los cuentos de Borges despiertan la imaginación e interés en la historia, una combinación como la nitroglicerina y las diatomeas.

4 comentarios:

zafreth dijo...

Coltrane te felicito por tu esfuerzo en escribir algo sobre Borges, conociendote era hora que lo hicieras, aunque me gusta más el cuento de la biblioteca de Babel y tambien examen de la obra de Herbert Quain, aun asi te felicito y es verdad, la falta de referencias en los relatos de borgues hace a veces, que te vuelvas loco buscando el referente que nunca vas a encotrar,... basta leer el libro de arena y te invito a la libreria nacional a que lo leamos algun dia....
suerte

Roman TM dijo...

Hola Victor Castillo, gracias por pasar por nuestro blog de Steelers TM, bienvenido seas y dime cómo quieres participar, por supuesto que puedes particpar con nosotros!

Saludos!

Adriana dijo...

Hola Víctor. Nos da mucho gusto que hayas pasado por nuestro sitio de Steelers TM que tenemos mi hermano y yo de nuestro querido equipo.

Paso por acá y me encuentro que además de compartir la afición por el equipo compartimos otros gustos como la obra de Borges y los dragones.

Como dice Román, nos encantaría contar con tu participación sobre todo ahora que cada vez falta menos para que empiece la temporada (¡por fin!).

Saludos

Santiago Bullard dijo...

Maestro, Borges... único en su especie y en todas las demás. Créeme que te entiendo: es que leerlo te hace sentir felizmente aplastado, ¿no lo crees?

Santiago Bullard C.
cafedesencuentro.blogspot.com