miércoles, 16 de enero de 2008

Primera Matutina

En la ciudad, el frío decembrino de la madrugada es como ponerte tres piezas de metal en las orejas y la nariz. Algunas personas te miran con desconfianza o eso crees porque en realidad con la fugitiva oscuridad de esas horas, no se alcanza a distinguir si te ven o sólo te intuyen; otras, esconden lo que no tienen.

De pronto, vas en un taxi y observas la ciudad que a lo lejos se ve como una sábana negra destendida con brillantina. Con el sueño dormido en el bolsillo de tu camisa, eres incapaz de conmoverte a pesar de saber que algunas de esas lucecitas iluminan a alguno que están asaltando, a una pareja de enamorados que aún hacen el amor y proyectan sus sombras inquietas sobre una pared o a una madre que no prende la luz para no despertar a nadie mientras le prepara el desayuno a sus hijos.

Llegas a tu casa. Todo estuvo perfecto en el trabajo el día anterior y sin embargo, nada está bien, te cuesta trabajo sonreír; entonces, presientes que desafortunadamente un gnomo que siembra y cosecha lontananzas, se cuelga de las comisuras de tus labios y las utiliza como paracaídas. Así, evita que puedas sonreír con facilidad; ni siquiera esa broma simplona que te hizo reventar a carcajadas hace un par de días, es capaz de trastocar el descender paulatino de ese hombrecillo.

9 comentarios:

Fermín dijo...

che, necesitás un poco de los Monty Payton para largar la nostalgia.

Buen homenaje a la tristeza, pero no te la banques tanto.

Saludos desde Argentina.

Carlosdu dijo...

Una buena reflexión matutina para comenzar la vida o para resguardarla del polvo de los días. Da igual una y otra cosa es lo mismo aunque nunca es igual

Rodolfo Serrano dijo...

Gracias por tu visita y tus comentarios. Me gusta la descripción que haces de esa madrugada, tan igual a lan de Madrid.

Victor Castillo dijo...

Fermín:

Milagro que te dejas ver en estos lares.

Claro!, los Monty Payton o Les Luthiers, tal vez eso me eliviane, jeje.

Bueno, la tristeza si no se siente se llena de terquedad, y mejor no, ja.

Suerte y abrazos.

Victor Castillo dijo...

Carlosdu:

Siempre creí que la baja madrugada no me haría mover los dedos para escribir y heme aquí, jeje.

Suerte y abrazos.

Victor Castillo dijo...

Rodolfo Serrano:

Gracias por los comentarios. No sé, me da la impresión que de madrugada, si estamos depiertos, la vida nos sorprende con los instintos y la cultura personal acalambrados.

Suerte y abrazos.

Sandra Becerril dijo...

Sí, lo entiendo... ches gnomos no?... Pero si ya no hace tanto frío! Todo bien?

Se me acabó el saldo buaaa pero felicidades por tu nombramiento!!!!

Abrazos

Victor Castillo dijo...

Sandra:

La verdad es que al bajarme del taxi sentí un resto de frío.

Tache por lo del saldo, jeje, y gracias por la felicitación.

Besos y abrazos.

AntiCartaAbierta dijo...

Tache por todo mano

AntiCartaAbierta