viernes, 11 de enero de 2008

El Tronco Barnizado

–––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––
La canción que se escucha de fondo (Canción para un viejo amigo de Ismael Serrano), en esta ocasión acompaña muy bien al texto.
–––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––
Abstract: Some times we need looking the past as flash back. Perhaps, we can find some friends, at least their memories, those who made us smile. It is possible we feel like traitors or evil fictional characters.

Sometimes, forgiveness is not a cure anything; almost always a infinity hug is more effective.
.
You can download an amazing CD by Paco de Lucía, John MacLaughlin y Al Di Meola.
–––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––
Passion grace and fire. Este disco es muy sabroso para todo momento. Cuando se está leyendo, conversando, deambulando por la casa sin saber el porqué; o simplemente para quedarse dormido con música flamenca.
.
Aunque en lo particular, recomiendo que se escuche con atención. Paco de Lucía, John MacLaughlin y Al Di Meola, hicieron esta delicia en 1982.


Descargar / Download


–––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––
ÉL SE llama Gervasio, sus apellidos no importan pues ustedes no lo conocen ni lo van a conocer.

Llegó a casa de Alonso un día que éste no estaba. Tenía las llaves del departamento y entró. Se tomó dos cervezas mientras lo esperaba. No podía esperarlo mucho tiempo y se fue, pero dejó por olvido o a propósito, a esta altura del relato quizá sea lo menos importante, pero lo más interesante, un pequeño tronco de madera barnizado y una nota de despedida.

Cuando Alonso llegó a su casa, le pareció sospechoso ese objeto. Alonso sospecha de todo lo que no conoce, y una vez que se familiariza, desconfía. Es un tipo que tiene por costumbre encontrar o inventarle explicación a todo. Se tomó un ron mientras reflexionaba el o los motivos de ese objeto olvidado.

Sabía perfectamente que Gervasio no es una persona olvidadiza, de hecho es bastante memorioso; por otra parte, no es afecto a las indirectas, siempre habla de frente. Como fuera, cualquiera de las dos opciones era un comportamiento raro en él. Sabía que era un acto que rompía con sus costumbres.

Pero había otra posibilidad, que fuera un regalo, ante lo cual después de pasar por la sospecha y la desconfianza, llegó al sentimiento de lo espeluznante.

Se sirvió otro ron y se quedó pensando:

−Fuimos como hermanos, pero tomamos decisiones que nos hicieron amigos, y luego asumimos riesgos que nos hicieron hombres lejanos con la hermandad atada por un hilo al pasado más remoto que compartíamos, porque sólo así el vínculo permanecería.

Alonso se pasó toda la noche y el resto de la semana, pensando y pensando en ese tronco barnizado. Pasaron los meses y algunos años. No hubo noticias de Gervasio durante ese periodo. El tronco barnizado se convirtió en un bonito adorno que todos los que visitaban su departamento, chuleaban.

Un día Gervasio se apareció en el departamento de Alonso. Aquél le dio un abrazo, uno de esos que se dan dos o tres veces en la vida.

−Me fui de viaje, hermano.
.
Conversaron entre ron, whisky y canciones de Agustín Lara.

−Pero ¿a dónde te fuiste?

−Alonso, siempre tan ansioso y curioso. Dime, ¿dónde tienes mi tronco barnizado?

−Ah, ¿qué no fue un regalo?

−Mi buen Alonso, siempre tan ocurrente. Soltó la carcajada.

Gervasio se fue a un viaje larguísimo. Un día todos lo emprenderemos si no es que ya lo hemos hecho, pero para ello tenemos que estar ligeros. Le dijo a Alonso que ese tronco barnizado era su vida: −No podía llevarlo conmigo, tuve que hacer ese viaje, liviano. No hubiera podido dejarlo en mejores manos.

Hay ocasiones en que un comentario o una presencia amainan las ansias de saber la verdad; queremos saber la verdad porque en algún momento de nuestra vida nos hicieron sentir engañados, y nos dolió tanto que creímos que ese acto significaba que todo lo demás también era falso. Es como perseguir fantasmas que nadie vio; buscamos en cada persona, en la calle, en la televisión; buscamos una señal que confirme la sospecha y pondere la desconfianza; luego, cansados de no encontrar nada, inventamos verdades que nos ayuden a salir del bache, y nos seguimos sin pensar en nada ni en nadie. Al perseguir verdades corremos el riesgo de pasar de largo por las realidades. Es como sólo querer lo que no tenemos.

Un buen día nos damos cuenta de que vamos solos, que nuestra vida es un palíndromo en donde nuestro pasado es igual a nuestro futuro, para qué pensar en grandes pasados y futuros, con los propios tenemos más que suficiente.

−Alonso, tráeme el tronco mientras saco estas lijas que conseguí.

−Acá está, y ¿ahora qué,... en dónde las conseguiste?

−Vamos a quitarle las asperezas al tronco entre los dos.

Alonso incrédulo, como siempre, tomó una de las lijas y ahí se la pasaron un par de horas más o menos, hasta que el barniz desapareció de la superficie. Gervasio puso particular esmero en una parte del tronco que asemejaba una puerta. Con unos cuantos golpes rompió esa parte y extrajo de ahí una semilla.

−¿Y eso qué es, tú lo guardaste ahí?

−No, ahí creció. Ahora te toca a ti cuidarla hasta que se forme un tronco, y entonces puedas emprender el viaje.

−¿Qué viaje,... de qué me hablas?

−No lo sé, cada quien emprende el que necesita. A mí me la dio un
tipo que me dijo lo que yo te digo ahora.

6 comentarios:

Sandra Becerril dijo...

Me encanta como escribes, cuándo me mandas algo para "Inspiraciones" y ehhh! Yo también fui la primera!!!!

Besos y que tengas una excelente semana!

l i l i t h dijo...

con lo que necesito uno de esos viajes...
muy buen relato

Saludos

Nos veremos en el Ruta, no?

Victor Castillo dijo...

Sandra:

Gracias por esos comentarios. Y bueno, a la brevedad nos ponemos de acuerdo en lo de "Inspitaciones", va?

Besos y abrazos.

Victor Castillo dijo...

Lilith:

Qué padre que te gustó el relato. Esos viejes suelen salvarnos o salvar parte de lo que tenemos.

Y sí, hay que estar presentes en el Homenaje al Tlacuiloco, por allá nos veremos. Eso promete.

Besos y abrazos.

Rodolfo Serrano dijo...

Gracias por tu visita y tus recomendaciones. Nos veremos

Victor Castillo dijo...

Rodolfo Serrano:

Qué gusto que entraste a este Blog. Ahora sé en dónde averiguar sobre los aconteceres españoles.

Suerte y abrazos.