domingo, 18 de noviembre de 2007

Hombre Pensado por otro Hombre

–––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––
La canción que se escucha de fondo es Suddenly, de Hermeto Pascoal, del álbum que pueden descargar en el link de abajo: Boccato di cardinale.
–––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––
Abstract: This is a tale, a simple tale I wrote thinking in some gay front his computer. ¿What are words, letters, symbols or understanding codes? ¿How can we explain and understand each one, if we use languages we can’t keep totally? ¿Is that a waste of time or a necessity to fill up it?

Every sounds like a fake and it is so sorrow.

This week, you can download an amazing CD by Hermeto Pascoal, extraordinary jazziest from Brazil: Brazilian Adventure, 1970.
–––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––
Este disco es un material casi inconseguible. La primera vez que escuché a Hermeto, fue hace unas semanas, cuando mi tío Ulises trajo un disco de un jazzista desconocido para mí. Me encantó y conseguí este disco, que ahora se los comparto. Disfrútenlo, es una joyita: Hermeto Pascoal, Brazilian Adventure de 1970.
.
–––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––
ME QUEDÉ pensando en la cantidad de palabras agudas, graves, esdrújulas y sobreesdrújulas. ¿Cómo saber el número de cada una de ellas? Pensé inmediatamente que algún programador podría obtener el resultado de manera rápida, si tuviera a la mano la base de datos del vocabulario. Bueno, y eso ¿para qué diablos me serviría? Rápidamente, pensé en la gran cantidad de cosas que aprendemos todos los días, ¿cuántas de ellas, nos son útiles?

Antes de responder esas interrogantes, es menester saber el objetivo de aprender, y antes de esto si lo que nos mueve es una necesidad o un placer.

Por ejemplo, en mi caso, requiero entender y aprender algunas fórmulas matemáticas, y derivado de ello aplicar el conocimiento adquirido para generar un nuevo dato, un nuevo conocimiento, saberlo y que alguien más, si lo lee, entenderá, aprenderá y sabrá.

Desde otra perspectiva, quiero conocer todo lo referente a la Astrofísica; para ello, debo entender la física (mas no necesariamente aprenderla), es decir, no voy a generar un nuevo conocimiento, pero al final, igualmente, sabré lo entendido y conocido.

Me quedé pensando que todo esto es un alegato para evitar pensar en mis problemas. Si uno no encuentra una rápida solución a éstos, automáticamente tendemos a inventarnos problemas que podamos resolver, si no con sencillez, sí con seguridad más tarde que temprano. Y esto lo hacemos para sentirnos bien, eficaces, ¿responsables?, cuando el problema de fondo ahí está, aún.

Quizás, detrás de la decisión de entrar a trabajar antes de titularme, lejos de resolver mis problemas económicos, encerraba un razonamiento más complejo e inconsciente. Me explico, el problema económico persistirá con o sin Título, pero si me titulaba después, lograría amainar en algún momento del futuro, esa preocupación, puesto que aprobar el examen profesional supondría una satisfacción en medio de las presiones económicas. Esto es sólo una hipótesis.

Me quedé pensando en que todo momento es previsible, que no hay suceso que ocurra sin previa enunciación. Claro, en una charla en el transcurso de una cena, uno de los comensales puede decir en un contexto particular y específico: −… terminó por decir toda la verdad y luego se largo de la ciudad...

Días después, mientras uno lee el periódico, se entera de que el primo del vecino, se fue de su casa después de declararle a su mujer que tenía otra familia en Puebla. Uno sorbe su café negro imaginando al tipo, pero luego si se cruzan los hechos, se cae en la cuenta de que el acontecimiento fue previsto.

Suena burdo el ejemplo, pero cuántas cosas similares se nos van por no estar atentos a lo que dicen nuestros interlocutores. Sé que es una tarea ardua y de locos andar cazando de esta manera al futuro, pero no menos aventurado que andar acechándolo en todas las mancias.

Me quedé pensando en los adjetivos que solemos usar y que no tienen un referente concreto: perfecto, feliz, eterno, infinito. O en los sustantivos que tampoco tienen representación concreta: muerte, vacuidad, nada. Luego pensé en las frases: sentido común, opinión pública, mismas que se han vuelto símbolos por su inasibilidad.

¿Cómo hemos llegado a entendernos elaborando lenguajes con palabras que no podemos definir, puesto que ésta supone limitar? ¿Qué magia envuelve a los vocabularios?

Alguna vez, Javier Urrea, excelente profesor de Filosofía en el CCH-Naucalpan, nos preguntó: −¿Por qué hace el ser humano las cosas? Muchas respuestas giraron en torno al “dejar huella, por necesidad, dinero, etcétera”, pero en todos subyació una inconformidad. −Las hace por amor, nos dijo con severidad. Esa palabra que no aparece en los textos de investigación científica, pero que el objetivo, la alude. En este contexto, nadie hace una guerra, es una inconsistencia elaborar una oración a partir de la palabra “guerra” puesto que ésta implica deshacer algo. En todo caso, ¿deshacer es hacer?

−Papá, Papá…, reacciona, wake up, ya está empezando el partido.

−¿Eh?, ah… sí.

¿Qué tanto pensabas que tenías la mirada perdida en el infinito?

Nada, respondió ajeno a la justa deportiva que se disponía a disfrutar.

En realidad, se estaba imaginando a un hombre frente a su computador escribiendo mientras se quedaba pensando.

6 comentarios:

Sandra Becerril dijo...

Soy la primera!!

Hay mentes que pueden pensar 1232987 cosas a la vez... como la tuya, tener esa imaginación, esas preguntas... todo... y es hermoso ser así!

Besos y excelente semana!

zafreth dijo...

Leo tu reflexion sobre lo que en otras platicas ya hemos tocado el tema: El Conocimiento, Coltrane una rapida, sencilla reflexion sobre este topico me hace recordarme el capitulo X de libro ¿Qué es la filosofia? del ilustre maestro Ortega y Gasset, creo que deberias de leer el libro, si es que algun dia haces caso de mis recomendaciones jajaja o este otro: El Conocimiento Inutil de Jean Francois Revel, asi tambien te digo que ya compre el MP3 de Hermeto ehhh Coltrane!
Saludos aunque no te los merezcas.
pp

Victor Castillo dijo...

Sandra:

Muchas gracias por tus valiosas palabras. Vientos por ser la primera, jeje.

Besos y abrazos.

Victor Castillo dijo...

Coltrane:

Claro que hago caso a tus recomendaciones, no se me ponga barbie, jeje. Lo que ocurre es que me recomiendas tantos libros y sólo puedo leer uno a la vez, por eso te da esa impresión.

Apuntaré el de Ortega y Gasset, para mis ya clásicas compras decembrinas.

Suerte ya abrazos.

Sandra Becerril dijo...

Mil gracias por el link!!!!
Sí se pudo y me encantó!

Más besos

l i l i t h dijo...

Hermeto es único, hace tiempo estuvo en el DF y fue exquisito....

Saludos...