sábado, 14 de julio de 2007

Melanchton

–––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––
Abstract: We continue with Alexander Botafogo’s saga. This time, we describe penultimate character from this story: Melanchton, one of three powerful entities that are looking for Alexander Botafogo since millenary ages. You can push on Alexander Botafogo’s tag, to have a complete overview from this saga.

Also, you can download a CD by Giles brothers and Robert Fripp (1968). It’s the musical previous work of King Crimson; a classical rock progressive band, leaded by Robert Fripp. This CD isn’t progressive rock; nevertheless, sounds pretty weird, and pretty well; just read the CD title: The Cheerful Insanity of Giles, Giles and Fripp. For music lovers and collectors.
–––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––
The Cheerful Insanity of Giles, Giles and Fripp (1968). Se trata de un material discográfico rarísimo y casi olvidado, ya que precedió en tiempo a la obra: In the Court of the Crimson King, probablemente el mejor disco de Rock Progresivo, de la afamada banda King Crimson. Para amantes de lo desconocido y coleccionistas.
Descarga aquí el disco / Download CD here
Descarga aquí también / Download here too
–––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––
Carta Abierta recomienda: Frikipedia, enciclopedia digital para erúditos, tan es así que la Wikipedia parece de niños: revisen las definiciones de países como México, Argentina, España, Chile, Perú, entre otros; las de grupos como Led Zeppelin o qué es un Blog. Todos los temas.
–––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––
CORRÍA CON tremenda habilidad sobre un pedregal; le agradaba sentir el viento contra su cara, la frescura que éste producía en sus sienes húmedas por el sudor. Corría con su corazón más que con sus piernas.

Vio el sendero que parecía infinito y recto. Se le ocurrió que el cerebro y el corazón, sincronizados, eran una dupla superior: el primero decide las acciones y objetivos; el segundo, los ejecutaba. Luego previó que esa idea era una trivialidad fomentada por la angustia más que por la esperanza.

No supo en qué momento, el simple acto de correr se tornó en una persecución en la que él era el perseguido; luego, la persecución se transformó en huída. Una persecución, es un juego de seducción o disuasión en el cual, persecutor y perseguido, comparten una serie de intereses. La huída aparece cuando la seducción se convierte en acoso o la disuasión, en imposición. Pero él, sólo sabía que huía, pero no de qué o de quién; en algún momento, intuyó una presencia, como un Big Brother que en la penumbra trama y manipula tus días y tus deshoras.

Mientras huía, de la bolsa del pants, sacó el celular y marcó diez dígitos. No más de diez segundos esperó y alguien respondió.

Una voz somnolienta, preguntó –¿Sí, quién habla? Con agitada voz él decía –Soy yo, Ildefonso. Pero eso no puede ser... yo soy Ildefonso, ¿quién habla? –volvió a inquirir, extrañado–.

–Mira, realmente no importa mucho... estoy en tu sueño, soy tú. Recuerdas un sueño donde vas corriendo con el pants azul, sobre un pedregal. –Intrigado, Ildefonso respondió –Justo me has despertado de él. –Ildefonso, estoy huyendo de alguien y no tengo la menor idea de quién se trate, pero en verdad que me siento amenazado, tengo miedo... vos que ya soñaste este sueño dime de qué se trata –desesperanzado más que desesperado, le solicitaba la información–.

Ildefonso ya se había puesto de pie. –Cálmate, cálmate, no pasa nada... no pasó nada, sé cómo terminó ese sueño. –No puedo tranquilizarme, me siento amenazado. –A ver, dime qué es lo que ves para saber en qué parte del sueño estás.

–El sendero hace rato era recto y estaba despejado, pero ahora se bifurca y está rodeado de arbustos. –Claro, claro. Pronto verás a un hombre con barba blanca y gabardina; es Alexander Botafogo, cuando te acerques a él, ahí acaba el sueño; bueno, ahí me despertó tu llamada.

Él seguía huyendo, jadeaba y sudaba; por lapsos, a Ildefonso le costaba trabajo entender lo que le decía él. –Sí, creo que ya lo veo, tiene sombrero también, no? –Sí, sí, es él, quédate con él. Hace unas semanas una señora me encomió a que buscara a ese Botafogo, que era imperativo que hablara con él. Cuando lo vi, supe que era él; luego me acerqué, y ahí me despertaste.

Las bifurcaciones se multiplicaban, nada era estático ya, incluso el sendero mutaba como una gesticulación artificial.

–¡Espérate, ya no está, Botafogo se alejó del sendero! Ya no son arbustos los que rodean el camino, son árboles, ... esto ya es un bosque –de la agitación y desesperó, él pasó al temor–.

Fue cuando Ildefonso se percató de que estaba despierto, y platicando con el sueño de él en un sueño. Se sintió ridículo, estafado por esa mañana nublada. Se asustó al entender la situación; luego pasó a la incredulidad y, finalmente, a una tolerancia fuera de lugar. Un vértigo lo abrumó porque para él, el sueño había terminado abruptamente al acercarse a Botafogo; sin embargo, lo que él en su sueño se relataba por teléfono, no estaba previsto. Con temor preguntó:

–¿Qué pasa, qué estás haciendo?
–Me he detenido... ya no hay sendero que recorrer.
–¿Ya nadie te persigue?
–Se acabó mi huída, lo sé... alguien está aquí, pero no lo veo... Espera, creo que veo a Botafogo al final de estas escaleras.
–Ve con él... háblale.
–Sí, deja subo las escaleras; son muchas.

Después de un par de minutos de espera, de haber escuchado por el auricular cómo subía las escaleras, demasiados escalones, demasiados jadeos, oyó el celular caer; también se escuchó un cuerpo que caía por las escaleras. La comunicación se cortó. Ildefonso, marcó diez dígitos.

–Bueno, ¿eres tú?
–Una voz gélida y grave aseveró. –No, soy Melanchton y vos, ... vos ya estás muerto.

Ildefonso se quedó estupefacto y en ese momento despertó. Lo invadió una turbia tranquilidad; al fin adivinó que había estado despierto dentro de otro sueño. Se levantó y fue al espejo que está en el tocador. Se miró, estaba sudando y agitado; arrojó una sonrisa de esas que no convencen. Pensó en escribir lo acontecido en sus sueños. Fue interrumpido cuando en la habitación entró un niño.

–Papá, papá, en la verja está un señor que dice que vende seguros. Ildefonso se asomó por la ventana de su dormitorio. Vio un hombre con gabardina y sombrero, con un portafolios en la diestra y un pequeño objeto que no atinó a adivinar, en la otra mano –Dile a tu madre que le diga que por el momento no queremos... que le diga que no. –Mi mamá salió. –señaló el infante que ya abandonaba la habitación–.

Ildefonso agarró el teléfono y marcó a su teléfono móvil, éste dio línea. Con un terror que segundo a segundo se fue convirtiendo en resignación, observó como ese hombre se llevaba la mano izquierda a la cabeza.

–Bueno, ... ¿Ildefonso?
–No, ... Melanchton.

7 comentarios:

Osvaldo Drozd dijo...

Un muy buen relato con juegos especulares.
Un abrazo

Victor Castillo dijo...

Osvaldo:

Qué onda. Qué bueno que te gustó.
Espero cheques también el CD.

Un abrazo.

tlacuiloco dijo...

Genial....es un cuento genial.
Uff, esta como para ilustrarse...¿me permites?
Oye, y excelente recomendación.
Giles tambien tiene otro disco, seguro lo conoces, con Ian Mc Donald. Pense que era lo úico que había grabado Giles fuera de King Crismon. Bueno, pues en este momento lo descargo.
p.d. gracias por elcomentarios en "Esparragus"...maravillosa página que me recomiendas. Me toméla libertad de incluirte en la "entrega", dandote crédito por invitarme a Frikipedia.

tlacuiloco dijo...

Victor: no se que pasa pero no ogro descargar el disco de Giles.¿tu lo tienes?. Existira otra manera de que me lo envies, aunuqe sea poco a poco. un track cada vez o ¿tu que piensas?

tlacuiloco dijo...

olvidalo...ya pude descargarlo.
LO estoy disfrutando en estos momentos.
Estos cabrones eran unos genios.
Oye, yo tengo el McDonald and Giles, recien desempacado porque lo pedí a Amazon. ¿lo tienes? o ¿lo quieres?. ¿te lo envió o te hago una copia y te la entrego?. Si no lo conoces seguro que te va a gustar. Si ya lo conoces, sabras de que estoy hablando y estaras de acuerdo conmigo de que es una joya.

Victor Castillo dijo...

Osvaldo:

Gracias por el comentario, qué bien que te haya gustado este texto.

Un abrazo y suerte.


Tlacuiloco:

Hombre, qué padre que te latió el texto. Gracias por los comentarios y qué bien que se solucionó el problema con la descarga.

Un abrazo y suerte.

Midori Karate dijo...

hello! gracias pr tu comment!!!! en realidad no he intentado bajar música, en cuanto lo haga te aviso si pude ono, va?
cuídate